Pregunta Generadora #6 (25 septiembre - 06 Octubre, 2017)

Moderador: ltorres

Cerrado
ltorres
Mensajes: 26
Registrado: 07 Jul 2017 13:44

Pregunta Generadora #6 (25 septiembre - 06 Octubre, 2017)

Mensaje por ltorres » 25 Sep 2017 16:23

“Los innumerables conceptos de calidad coinciden en aspectos y atributos desde diferentes perspectivas, pero, según parece, ninguna definición ha conseguido aprehender la complejidad de todas las significaciones posibles…” Dias, J (2008) Calidad, Pertinencia y Responsabilidad Social de la Universidad Latinoamericana y Caribeña. En A. L. Gazzola y A. Didriksson (Ed.) Tendencias de la Educación Superior en América Latina y el Caribe (pp.87-112) Caracas, Venezuela: UNESCO-IESALC

A su juicio, ¿qué aspectos y atributos debería tener el concepto de calidad?
Luis E. Torres-Núñez.
Profesor de la UNESUR
UPEL: DLAE-VENEZUELA

glugo
Mensajes: 0
Registrado: 08 Jul 2017 11:46

Re: Pregunta Generadora #6 (25 septiembre - 06 Octubre, 2017)

Mensaje por glugo » 30 Sep 2017 13:11

A nuestro juicio es más valioso que exista diversidad de concepciones sobre la calidad y que ninguna de ellas pretenda acogerse o aprehender la totalidad de las significaciones posibles, dada su complejidad y dado que la realidad contextual, aunque tiene componentes y elementos comunes, por naturaleza es diversa y cambiante.
Si bien es cierto un ejercicio para lograr puntos de encuentro y convergencia en las posiciones, incluso consensos sobre aspectos o factores que se deben considerar como referentes para la calidad de la Educación Superior de América Latina, es importante y necesario. Todo ejercicio de este tipo debe dejar conectores abiertos para que las aristas de las realidades más locales puedan enriquecer las visiones globales.
El autor venezolano César Villarroel en su obra "La Calidad de la Educación Superior Latinoamericana. Pretendida por todos, gerenciada por pocos" (2006) expone diversos elementos que intentan sintetizar la variedad de posiciones y criterios para definir esta calidad de la educación superior y hace una apuesta por un concepto integrador a partir de lo que ha venido sugiriendo la UNESCO, valorando las diversas categorías y variables que la pueden integrar.
Dice en el resumen de la contraportada de esta obra que "Durante mucho tiempo, la calidad de las instituciones de Educación Superior se consideró tácita; se daba por sentado que éstas debían ser necesariamente de calidad..." Era como incuestionable esta calidad, por lo tanto prácticamente no requería evaluación. Si era universitario, era bueno, si viene de la educación superior tiene que se cualificado. Ciertamente estos constructos han ido desapareciendo al surgir necesidades de mejorar experiencias y de adecuar la oferta de las universidades a las nuevas demandas sociales, laborales y que emergen de la misma renovación y construcción de conocimientos.
De acá que como dice el mencionado resumen-presentación de la obra de Villarroel "La masificación, los efectos de la globalización y la disminución de recursos para la Educación Superior oficial hizo que la universidad fuese cuestionada en su pertinencia, eficiencia y eficacia; esto es, en su calidad". De esta manera se ha hecho necesario asegurar proceso de evaluación y criterios de gestión universitaria que permitan asegurar ciertos niveles o estándares que sean expresión de la calidad de la oferta y los resultados de la experiencia universitaria.
Siendo así Villarroel (p. 42) hace ver que "...la evaluación universitaria no es causal de la calidad universitaria, pues esta última puede generarse y existir sin el concurso de la primera", pero insiste en que sin evaluar la experiencia universitaria no es posible saber de su calidad. Agrega con esto que "La evaluación no es causal ontológica de la calidad universitaria pero si causal gnoseológica". Ello implica que evaluar la institución universitaria y su calidad son aspectos interdependientes.
Para este autor, cosa que asumimos, y de acá lo que compartimos como aspecto o atributo del concepto de calidad, es que este debe implicar la evaluación de la experiencia universitaria en todos sus factores, componentes y elementos; incluir la evaluación no solo como una buena intención, o como una declaración de principios que se queda en las pautas legales, normas o discursos gerenciales, sino como un atributo que permanentemente debe estar permeando en ser y quehacer de las universidades, no se trata solo de la evaluación de los aprendizajes, destrezas, conocimientos que se ofrecen en los cursos universitarios a los estudiantes; sino un atributo metodológicamente definido, explicitado y dirigido a revisar permanentemente cada uno de los aspectos que se integran a la realidad universitaria, y revisarlos para realmente hacer ajustes, para cambiar o para reforzar, para adecuar o para fortalecer, para incorporar innovaciones y superar lo obsoleto. Ello requiere de pautas, métodos, procesos preestablecidos, que también deben ser ajustables, por un proceso de metaevaluación; también requiere de voluntad de quienes gestionan la vida universitaria y de personal capacitado para que cada aspecto sea realmente evaluado y, de ser necesario renovado.
Gerardo Luis Lugo Rengifo
Docente-Investigador UCV
Participante DLAE (UPEL)

manuvazquez
Mensajes: 0
Registrado: 18 Ago 2017 19:30

Re: Pregunta Generadora #6 (25 septiembre - 06 Octubre, 2017)

Mensaje por manuvazquez » 05 Oct 2017 20:34

Tal como expresan Harvey y Green (1993) “calidad significa diferentes cosas para diferentes personas”, por eso cuando tratamos de definir a la calidad educativa, en función de a quién le consultemos la respuesta será distinta:
-La calidad ante los ojos del gobierno puede medirse con estadísticas, números concretos como cantidad de estudiantes que finalizan la carrera en el tiempo esperado o el mayor número de ingresantes respecto a otras instituciones teniendo en cuenta que las eligen por sobre otras por ser las de mejor calidad.
-En cambio desde el punto de vista de los estudiantes, se relaciona con aspectos personales, para ellos es fundamental la formación de las competencias entendiendo éstas como los recursos que les permitirán funcionar con eficacia en diferentes circunstancias una vez que sean profesionales.
-Por otro lado, los académicos definirían a la calidad como "un buen entrenamiento académico basado en una buena transferencia de conocimiento, un buen ambiente de aprendizaje y una buena relación entre la enseñanza y la investigación".
-Por último, como base sobre la cual se sustenta la educación están los docentes. La profesionalidad docente implica que transmita contenidos específicos, pero además, como sugiere Martínez (2002) sea un gestor y dinamizador de auténticas prácticas de enseñanza de aprendizaje y de evaluación.
En la misma línea, Fernández Lamarra (2004) señala que la idea de calidad para los académicos se refiere a los saberes; para los empleadores a competencias; para los estudiantes la empleabilidad; para la sociedad a ciudadanos respetables y competentes; para el Estado, según la concepción que asuma, puede variar de aspectos vinculados con el desarrollo social y humano a la eficiencia, a los costos y a los requerimientos de capital humano.
Tal como señala Brunner (1994), los actores que participan en el campo de fuerzas donde se define la agenda de calidad de la educación superior son variados y poseen diferentes expectativas, a veces contradictorias entre sí.

Por eso, como señala Días Sobrinho (1995) el concepto de calidad es una construcción social, que varía según los intereses de los grupos de dentro y de fuera de la institución educativa que refleja las características de la sociedad que se desea para hoy y que se proyecta para el futuro. No es un concepto unívoco y fijo, sino que debe ser construido a través de consensos y negociaciones entre los actores. El espíritu de las distintas definiciones de calidad coincide en que es una concepción de construcción colectiva y gradual que integra y articula visiones y demandas diferentes con los valores y propósitos de la institución educativa.
Según Vroeijenstijn (1995) la calidad es una negociación entre todas las partes involucradas. Todas las partes deberían formular, de la manera más clara posible, sus requerimientos. La institución de educación superior, como proveedor último, debe tratar de reconciliar todos los diferentes deseos y requerimientos.

donnisalzurn
Mensajes: 0
Registrado: 21 Jul 2017 19:24

Re: Pregunta Generadora #6 (25 septiembre - 06 Octubre, 2017)

Mensaje por donnisalzurn » 06 Oct 2017 22:03

Aspectos y atributos que debería tener el concepto de calidad
En la Conferencia Internacional sobre el Aseguramiento de la Calidad organizada por la UNESCO para la región de Asia, se define a las universidades como comunidades sin fronteras intelectuales ni geográficas, cuyo reto principal es desarrollar competencias distintivas en sus estudiantes que favorezcan el aprendizaje y la innovación. Actualmente, la multiplicidad de cambios que afectan a la universidad, hace que garantizar el acceso a la educación superior, por sí solo, no sea suficiente, sino que son necesarios nuevos esfuerzos para lograr que los educandos obtengan buenos resultados. Estas afirmaciones, vistas individualmente o en conjunto, invitan a las preguntas: ¿Qué es asegurar la calidad y cómo se logra? ¿Qué debe contener la calidad? ¿De qué debe estar hecho el objeto o el sujeto para afirmar que es de calidad? ¿Qué ofrece la evaluación de la calidad? Todas las respuestas conducirán, ineludiblemente, al estudio de la calidad. Este estudio permitirá conocer en qué aspectos han de centrarse los esfuerzos para conseguir lo mejor del producto o del servicio que se ofrece, del sujeto o del objeto, así como establecer cuáles son los errores y planteamientos equivocados que se evitarán en la búsqueda de la excelencia. Es por eso que la calidad como un imperativo para el ejercicio del derecho social a la educación superior y el rol del Estado frente a ésta como sistema de desarrollo social, además de reconocer la importancia política, económica y social que verifica el sistema educativo, la mejora de la calidad de la enseñanza y su adecuación a las nuevas demandas sociales han de ser uno de los objetivos prioritarios en políticas educativas. Los factores indicativos de la calidad educativa pueden ser tanto variables independientes como dependientes, de conformidad con el contexto en el que se apliquen. La tendencia general debería ser establecer indicadores causales de la calidad sobre los cuales se pueda incidir para mejorarla, pero esta tarea cobra sentido cuando se tiene previamente identificado el concepto de calidad educativa en función de las orientaciones ofrecidas por el Estado. Aunque los indicadores o aspectos que debería tener el concepto de calidad variarían de un evaluador a otro, de un contexto a otro, es importante tener algunas consideraciones inherentes a la búsqueda de la calidad que vayan más allá de las mediciones ofrecidas por pruebas internacionales. En este sentido, se podría decir que se comparte la idea de que un concepto de calidad, al menos en el ámbito educativo, debría incluir, desde luego, estándares establecidos por quienes se han dedicado a este tema, tales como resultados del aprendizaje (en términos conceptuales, procedimentales y actitudinales), inversión, acceso, participación, promoción, entorno pedagógico, organización escolar, infraestructura, retorno de la inversión; pero su evaluación debería responder al contexto social e histórico en el que se apliquen y a su evolución en el tiempo. Esto se resume, entonces, en aspectos tales como la satisfacción, equidad, productividad, eficiencia, eficacia, propios de cualquier concepto de calidad, difícil de deslindar en mediciones de este tipo. Asegurar esto, aunque sea en su mínima expresión, debería entenderse como la intención, en ejecución, de garantizar la calidad. Estos atributos constituyen al sujeto u objeto medido y deberían estar ofrecidos en todos los patrones de calidad. Así que, el concepto de calidad, no debería tener nada nuevo de lo que, a lo largo de la historia, ha contenido en sí mismo y de acuerdo con quienes se han dedicado a redefinirla y redimensionarla, sino que, más bien, ese concepto, debería garantizarse y adecuarse a las transformaciones sociales, el consumidor debería conocer, en todas sus dimensiones, lo que consume y eso que se consume debería ser exactamente como se ofrece. En ese sentido, se hablará de calidad, por muy subjetivo que pueda parecer.

ltorres
Mensajes: 26
Registrado: 07 Jul 2017 13:44

Re: Pregunta Generadora #6 (25 septiembre - 06 Octubre, 2017)

Mensaje por ltorres » 10 Oct 2017 11:25

Estimados usuarios, agradecidos por sus aportes en este sexto ciclo del debate. En esta oportunidad el debate estuvo centrado en conocer sus apreciaciones con respecto a: ¿qué aspectos y atributos debería tener el concepto de calidad? Las respuestas señaladas por Gerardo Lugo, Manuela Vázquez y Donnis M. Díaz A. han sido enriquecedoras. A continuación dejamos la síntesis de las consideraciones expuesta por los profesores.

Gerardo Lugo; considera valioso que no exista una sola concepción sobre la calidad, pues esta conceptualización debería pretender que todos sus elementos se ajustasen a cada contexto social de sus realidades. Gerardo, en su intención de procurar los aspectos y atributos que debería tener el concepto de calidad, nos señala algunas consideraciones de César Villarroel (2006) -en su obra "La Calidad de la Educación Superior Latinoamericana. Pretendida por todos, gerenciada por pocos"- el concepto de la calidad en la educación superior latinoamericana ha pasado de ser una consideración “incuestionable” a un cuestionamiento permanente de su pertinencia, eficacia y eficiencia, lo cual sin lugar a dudas se traduce como un cuestionamiento directo a la calidad, por ello requiere necesariamente de un proceso de evaluación continuo que procure conocer y ajustar los elementos que se tienen previstos para el establecimiento de la calidad. Concluye Gerardo, “Para este autor, cosa que asumimos, y de acá lo que compartimos como aspecto o atributo del concepto de calidad, es que este debe implicar la evaluación de la experiencia universitaria en todos sus factores, componentes y elementos; incluir la evaluación no solo como una buena intención, o como una declaración de principios que se queda en las pautas legales, normas o discursos gerenciales, sino como un atributo que permanentemente debe estar permeando en ser y quehacer de las universidades, no se trata solo de la evaluación de los aprendizajes, destrezas, conocimientos que se ofrecen en los cursos universitarios a los estudiantes; sino un atributo metodológicamente definido, explicitado y dirigido a revisar permanentemente cada uno de los aspectos que se integran a la realidad universitaria, y revisarlos para realmente hacer ajustes, para cambiar o para reforzar, para adecuar o para fortalecer, para incorporar innovaciones y superar lo obsoleto. Ello requiere de pautas, métodos, procesos preestablecidos, que también deben ser ajustables, por un proceso de metaevaluación; también requiere de voluntad de quienes gestionan la vida universitaria y de personal capacitado para que cada aspecto sea realmente evaluado y, de ser necesario renovado”.

Manuela Vázquez, nos señala varias conceptualizaciones que pueden ser útiles al momento de estudiar sobre calidad. Para Harvey y Green (1993) “calidad significa diferentes cosas para diferentes personas”, la definición sobre la calidad estará influenciada por quién le consultemos, por ejemplo: 1) La calidad para el gobierno puede expresarse mayormente en los aspectos cuantitativos situados en las cifras estadísticas; 2) La calidad para los estudiantes podría situarse en los aspectos cualitativos -profesionales y técnicos- que les brinda la formación; 3) La calidad para los académicos podría situarse en un concepto más abstracto "un buen entrenamiento académico basado en una buena transferencia de conocimiento, un buen ambiente de aprendizaje y una buena relación entre la enseñanza y la investigación" y; 4) La calidad para los docentes, podría implicar la capacidad de transmisión y evaluación de contenidos específicos. Mientras que para Fernández Lamarra (2004) la idea de “calidad para los académicos se refiere a los saberes; para los empleadores a competencias; para los estudiantes la empleabilidad; para la sociedad a ciudadanos respetables y competentes; para el Estado, según la concepción que asuma, puede variar de aspectos vinculados con el desarrollo social y humano a la eficiencia, a los costos y a los requerimientos de capital humano”. Brunner (1994), señala sobre la complejidad de situar atributos comunes sobre la calidad, principalmente por la influencia que ejercen “los actores que participan en el campo de fuerzas donde se define la agenda de calidad de la educación superior”, principalmente porque estos actores tienen “diferentes expectativas, a veces contradictorias entre sí”. Como complemento a la anterior definición, presentamos las consideraciones de Vroeijenstijn (1995) “la calidad es una negociación entre todas las partes involucradas. Todas las partes deberían formular, de la manera más clara posible, sus requerimientos. La institución de educación superior, como proveedor último, debe tratar de reconciliar todos los diferentes deseos y requerimientos”. Quisimos finalizar con la conceptualización sobre calidad de Dias Sobrinho (1995), porque consideraos encierra los puntos expuestos por los anteriores autores, de una forma clara y precisa: “el concepto de calidad es una construcción social, que varía según los intereses de los grupos de dentro y de fuera de la institución educativa que refleja las características de la sociedad que se desea para hoy y que se proyecta para el futuro. No es un concepto unívoco y fijo, sino que debe ser construido a través de consensos y negociaciones entre los actores. El espíritu de las distintas definiciones de calidad coincide en que es una concepción de construcción colectiva y gradual que integra y articula visiones y demandas diferentes con los valores y propósitos de la institución educativa”.

Donnis M. Díaz A, nos presenta su consideración su consideración, la cual debería ser parte del contexto que sitúe hoy a las universidades -frente a un escenario de cambios acelerados que afectan a la institución universitaria y que hace que, garantizar el acceso por sí solo, ya no sea mecanismo suficiente para los estudiantes, sino son necesarios nuevos instrumentos que garanticen mejores resultados en la formación de los profesionales- y para ello nos indica “En la Conferencia Internacional sobre el Aseguramiento de la Calidad organizada por la UNESCO para la región de Asia, se define a las universidades como comunidades sin fronteras intelectuales ni geográficas, cuyo reto principal es desarrollar competencias distintivas en sus estudiantes que favorezcan el aprendizaje y la innovación”.

En este contexto Donnis M. Diaz, se plantea las siguientes preguntas para el estudio de la calidad, de alguna forma nos conduzca a conocer “qué aspectos han de centrarse los esfuerzos para conseguir lo mejor del producto o del servicio que se ofrece, del sujeto o del objeto, así como establecer cuáles son los errores y planteamientos equivocados que se evitarán en la búsqueda de la excelencia” las preguntas a las cuales nos invita, son: “¿Qué es asegurar la calidad y cómo se logra? ¿Qué debe contener la calidad? ¿De qué debe estar hecho el objeto o el sujeto para afirmar que es de calidad? ¿Qué ofrece la evaluación de la calidad?”. Es así como además nos presenta las siguientes consideraciones:
  • La calidad como política pública: "La calidad como un imperativo para el ejercicio del derecho social a la educación superior y el rol del Estado frente a ésta como sistema de desarrollo social, además de reconocer la importancia política, económica y social que verifica el sistema educativo, la mejora de la calidad de la enseñanza y su adecuación a las nuevas demandas sociales han de ser uno de los objetivos prioritarios en políticas educativas".
  • Los factores indicativos de la calidad: "Los factores indicativos de la calidad educativa pueden ser tanto variables independientes como dependientes, de conformidad con el contexto en el que se apliquen. La tendencia general debería ser establecer indicadores causales de la calidad sobre los cuales se pueda incidir para mejorarla, pero esta tarea cobra sentido cuando se tiene previamente identificado el concepto de calidad educativa en función de las orientaciones ofrecidas por el Estado".
  • Necesidad de conceptualizar la calidad: "al menos en el ámbito educativo, debería incluir, desde luego, estándares establecidos por quienes se han dedicado a este tema, tales como resultados del aprendizaje (en términos conceptuales, procedimentales y actitudinales), inversión, acceso, participación, promoción, entorno pedagógico, organización escolar, infraestructura, retorno de la inversión; pero su evaluación debería responder al contexto social e histórico en el que se apliquen y a su evolución en el tiempo".
  • Precisión de los aspectos que promueva la calidad: "aspectos tales como la satisfacción, equidad, productividad, eficiencia, eficacia, propios de cualquier concepto de calidad, difícil de deslindar en mediciones de este tipo. Asegurar esto, aunque sea en su mínima expresión, debería entenderse como la intención, en ejecución, de garantizar la calidad".
Donnis A. Díaz, concluye señalando, “el concepto de calidad, no debería tener nada nuevo de lo que, a lo largo de la historia, ha contenido en sí mismo y de acuerdo con quienes se han dedicado a redefinirla y redimensionarla, sino que, más bien, ese concepto, debería garantizarse y adecuarse a las transformaciones sociales, el consumidor debería conocer, en todas sus dimensiones, lo que consume y eso que se consume debería ser exactamente como se ofrece. En ese sentido, se hablará de calidad, por muy subjetivo que pueda parecer”.

Finalizamos este ciclo, agradeciendo el tiempo y la constancia de nuestros usuarios participantes en esta y cada una de las sesiones pasadas, al mismo tiempo que les invitamos a todos los usuarios registrados en sumarse a las participaciones de los debates futuros, principalmente porqué esta herramienta sirve como ventana de construcción para la propuesta de la educación superior que presentará la región latinoamericana en la “III Conferencia Regional de Educación Superior. CRES-2018”.

Reciban un fraterno abrazo
Luis E. Torres-Núñez.
Profesor de la UNESUR
UPEL: DLAE-VENEZUELA

Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado